La sociedad de la asepsia

-La gran enseñanza que tenemos es que debemos reconvertir la forma de relacionarnos entre nosotros y con el planeta. ¿Cómo hacerlo? esa es la pregunta que cada uno debe responder.

El covid 19 coronavirus o el virus del 2019, por su aparición en diciembre, se tomó el 2020 y puso en jaque al ser humano. Sin importar condición o raza, religión, poder político, estatus, capacidad económica o influencia social, de oriente a occidente y de norte a sur.

Ahí está, acuartelando a las personas para que tenga el menos contacto posible con otros, reduciendo al espacio vital y amenazando los entornos sociales, invisible, compartiendo su capacidad de entrar al sistema respiratorio, aniquilarlo y, te vi.. ¿Es una venganza del planeta?, ¿es el principio del fin de la especie más depredadora que haya existido?, es contra el consumo innecesario, el egoísmo flotante, la avaricia bancaria, la desfachatez de los petroleros, la usura de las transnacionales de la salud y los alimentos; es contra las más grandes rameras de la historia? ¿Por qué si tenemos ojos en Marte y en otros puntos del sistema solar no podemos dominar un ser que ni está vivo, ni muerto, ni es animal, ni vegetal?, …Lo que si es seguro es que se traga las células que lo hospedan, es decir, somos su comida, empezando por las células de nuestros pulmones.

Las pandemias de la humanidad han sido muchas y siempre sale avante, pero ¿a costa de cuántas vidas? Hoy cuando el ser humano creía dominarlo casi todo, surge de una mutación animal al organismo humano para aniquilarlo sino tienen las defensas apropiadas. De esta manera los hechos revelan que los más afectados son la población mayor de 50, también entra en los cuerpos de niños y jóvenes que tienen más capacidad de resistencia que un persona mayor, pero son transmisores efectivos.

Ese encierro obligado a puesto repensar el ser humano en su condición y en su vulnerabilidad, condición de indefenso frente a la naturaleza, que está igualmente agredida de muerte por la actividad del homo sapiens. Preguntarle a los peces de ríos y mares, a las abejas, las mariposas, las aves y cuanto ser vivo se haya topado con la actividad humana, si esta forma de actuar de la sociedad no ha sido también como un virus , un monstruo que se apodera de todo, por una condición efímera, para ser nombrado o reconocido en la temporalidad de su existencia o para ganar lo que no podemos llevar con nosotros al crematorio de la historia. Si bien China, Europa y Estados Unidos tienen más posibilidad de resistencia económica, no quiere decir que sean invulnerables frete a los virus, o sino veamos como cierran fronteras,como colapsa su sistema de salud y la economía a la baja, no solo en el mercado interno, sino por los pares que compran sus productos y servicios, que se encuentran aislados y con pavor de ser infectados…

Las películas sobre el tema, que vemos en las plataformas de cine o televisión, hoy ya no son ciencia ficción, solo se adelantaron para evidenciar el comportamiento humano. La gran enseñanza que tenemos es que debemos reconvertir la forma de relacionarnos entre nosotros y con el planeta. ¿Cómo hacerlo? esa es la pregunta que cada uno debe responder.

Por ahora les recuerdo las medidas que se están tomando en todo el mundo y en especial las de Bogotá.

Previenes cuando te mantienes en la casa, sigue las medidas, y cuidas a los tuyos.
La asepsia: «…se entiende por asepsia la ausencia o carencia de materia séptica; o sea es la falta o inexistencia de microbios y bacterias que puedan causar infección

«Los virus son partículas formadas por ácidos nucleicos rodeados de proteínas, con capacidad para reproducirse a expensas de las células que invaden».

Le puede interesar:

Simulacro de puente:

Visitas: