Es urgente hacer un mejor uso del suelo para enfrentar el cambio climático, asegura un importante informe

Un agricultor en Sumatra trabaja en una asociación comprometida con la producción sostenible del aceite de palma. Foto: © James Morgan / WWF-International

La forma en que usamos el suelo está exacerbando el cambio climático y debilita la capacidad de sustentar las demandas  de los humanos y la naturaleza, según un nuevo informe de autoridad presentado hoy en Ginebra.

Vía WWF Colombia

El Informe Especial sobre Cambio Climático y Tierra, elaborado por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), explora la relación entre el clima, las personas y el suelo, en un mundo en calentamiento. Advierte que el cambio climático está ejerciendo un estrés adicional en los suelos, aumentando la degradación, la pérdida de biodiversidad y la inseguridad alimentaria. 

El Dr. Stephen Cornelius, asesor en jefe sobre cambio climático y líder de IPCC para WWF, aseguró al respectoqueeste informe “envía un mensaje claro sobre la forma en que actualmente usamos el suelo y cómo está contribuye al cambio climático, al tiempo que debilita la capacidad de sustentar a las personas y la naturaleza. Necesitamos ver una transformación urgente en nuestro uso del suelo. Las prioridades incluyen proteger y restaurar los ecosistemas naturales y pasar a la producción y el consumo sostenibles de alimentos”.

“Las buenas elecciones respecto al suelo son fundamentales para enfrentar la crisis climática. Un cambio hacia la gestión sostenible del suelo debe ir acompañado de recortes inmediatos y profundos de las emisiones de combustibles fósiles si queremos alcanzar el objetivo de 1,5 °C del Acuerdo de París. Las acciones separadas no son suficientes «.

Los humanos usan aproximadamente el 72% de la superficie terrestre sin hielo, y el uso del suelo contribuye con alrededor del 23% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero causadas por los humanos, principalmente a través de la deforestación, la conversión del hábitat para la agricultura y las emisiones del ganado.

La eliminación de bosques, la conversión de humedales y otros ecosistemas naturales libera carbono al tiempo que contribuye con fenómenos de pérdida de biodiversidad y degradación de la tierra sin precedentes. Solo el sector alimentario es responsable del 75% de la deforestacón en todo el mundo, con una mayor presión sobre los bosques de los trópicos. Así mismo, este factor, es una de las causas importantes de la conversión de sabanas y praderas.

El cambio climático ya está afectando los cuatro pilares de la seguridad alimentaria: disponibilidad, acceso, uso y estabilidad, a través del aumento de las temperaturas, los patrones de precipitación cambiantes y la mayor frecuencia de algunos eventos extremos.

«La acción temprana para abordar la crisis climática tiene el potencial de proporcionar múltiples beneficios sobre todo el rango de desafíos del suelo, con muchas opciones que contribuyen positivamente al desarrollo sostenible y otros objetivos sociales», agregó Cornelius.

El informe destaca las sinergias y compensaciones inherentes a nuestras elecciones de suelos. WWF considera un conjunto integrado de herramientas de gestión sostenible del suelo, necesarias para garantizar un futuro seguro para el clima, al tiempo que respalda la seguridad alimentaria y la naturaleza. Las soluciones climáticas basadas en la naturaleza deberían desempeñar un papel clave. Por ejemplo, los manglares ayudan a aumentar la resiliencia climática, mientras que brindan una gama de servicios ecosistémicos a las comunidades locales y sustentan los criaderos de peces.

La ciencia presentada en el informe subraya aún más que el clima, las personas y la naturaleza están fundamentalmente vinculados. Los esfuerzos para mitigar el cambio climático y detener la pérdida de la naturaleza deben ir de la mano y estar completamente integrados con las consideraciones de adaptación al clima y seguridad alimentaria.

Las opciones de mitigación basadas en la tierra representan hasta una cuarta parte de la mitigación total propuesta por los países en sus planes climáticos, presentados a la ONU bajo el Acuerdo de París.

«Los países deben hacer uso completo de las soluciones climáticas basadas en la naturaleza, junto con otras medidas clave, como la reducción de las emisiones de combustibles fósiles para mejorar sus compromisos del Acuerdo de París para 2020. La primera oportunidad para anunciar estos ambiciosos planes, será la Cumbre del Clima en Nueva York que tendrá lugar en septiembre», dijo Fernanda Carvalho, directora global de políticas para la práctica de Clima y Energía de WWF.

Informe de WWF Colombia

Visitas: 831