Política pública de tratamiento integral para privados de libertad

El Distrito tendrá que formular una Política Pública de tratamiento integral y digno para las Personas Privadas de la Libertad en Bogotá, así lo señala el acuerdo aprobado en primer debate, presentado por el Concejal Liberal Germán García Maya.

Concejal Germán Garcìa Maya

Según conceptodefinicion.de, «se les llama cárcel, a todas aquellas construcciones diseñadas para albergar personas a quienes se les ha comprobado que han cometido un delito, y por lo tanto, al ser considerados delincuentes, representan un peligro para la sociedad. La finalidad de esta clase de construcciones es la de mantener confinados a aquellos que no acaten las leyes impuestas por la sociedad, por lo que deben recibir alguna clase de sanción o castigo por tal situación.

Historia:

«Las primeras cárceles fueron edificadas durante el siglo XlX, eran sitios destinados a la custodia del preso, hasta la ejecución o finalización de la pena, la cual variaba según el alcance del delito. En estas cárceles, los prisioneros eran castigados de una manera cruel, los castigos incluían azotes, mutilaciones y en algunos casos la muerte.

Para qué la cárcel?

El objetivo de la cárcel resulta muy variado ya que va a depender de las épocas y del tipo de sociedad. Sin embargo, entre los principales objetivos se encuentran, apartar al reo de la criminalidad, persuadir a quienes deseen cometer actos que van en contra de las leyes, educar a los privados de libertad, para introducirlos de nuevo a la sociedad.

Es importante resaltar que la misión fundamental de una cárcel (además de sancionar al delincuente), es la de hacer reflexionar al preso sobre las acciones que lo llevaron a cometer el delito y reeducarlo, mediante diversas actividades, a fin de reintegrarlo a la sociedad como un hombre o mujer de bien. Es lamentable que en la actualidad las condiciones en que se encuentran las cárceles en muchos países sean deplorables, esto se debe (en su mayoría) al incremento de la delincuencia, que origina hacinamiento en las cárceles, aunado al deterioro de la infraestructura de las mismas. La carencia de proyectos que reformen la conducta de los presos, origina que éstos una vez dejados en libertad, continúen cometiendo los mismos delitos. «

Situación en Bogotá

«Para el Concejal Liberal Germán García Maya, el Distrito no puede seguirse mostrando ajeno al problema de hacinamiento y tratos indignos en las reclusiones de Bogotá. Así se lo advirtió al gobierno de la alcaldesa Claudia López, tras presentar a consideración del Concejo de la ciudad para su aprobación el proyecto de acuerdo que tiene por objeto generar lineamientos y principios que orienten la formulación de la política pública de tratamiento integral para las personas privada de la libertad preventivamente y condenadas  por contravenciones que impliquen  privacidad de la libertad  a cargo del Distrito Capital, con el fin de contribuir a la superación del Estado de Cosas Inconstitucional en materia carcelera en Bogotá DC.

La iniciativa del Concejal García, está fundamentada en la Ley 65 de 1993, por medio de la cual se expide el código Penitenciario y Carcelario, establece en su artículo 17, que es competencia de los departamentos, municipios, áreas metropolitanas y al Distrito Capital de Santafé de Bogotá, velar por el sostenimiento, la vigilancia y administración de las cárceles para las personas detenidas preventivamente y condenadas por contravenciones que implique la privación de la libertad. 

Además, dicho artículo establece que los gobernadores y alcaldes, deberán aprobar dentro de los presupuestos departamentales y municipales una partida para financiar los gastos de sus cárceles como: pago de empleados, raciones de presos, vigilancia de los mismos, gastos de remisiones y viáticos, materiales y demás servicios.

Los lineamientos fueron aprobados hoy en primer debate en la Comisión Segunda Permanente de Gobierno del Cabildo Distrital, donde todas las bancadas presentes apoyaron la iniciativa a pesar del concepto negativo de la Administración. El Concejo de Bogotá acompañó la iniciativa tras evidenciar la gravedad de las denuncias hechas por el Concejal García; ahora, deberá ir a la Plenaria para recibir un apoyo total.

La iniciativa “no es popular, pero sí muy necesaria para la ciudad”, así lo señaló Germán García, encontrando eco en esta Corporación.  Según cifras de la regional Central del INPEC, los tres establecimientos de reclusión de Bogotá albergan 6.238 personas sindicadas y presentan problemas de hacinamiento iguales o superiores al 60% cada uno. En total, en los tres ERON, cohabitan 16.509 hombres y mujeres entre sindicados y condenados, cuando su capacidad real corresponde a 10.341 personas, lo que lleva consecuentemente a tratos indignos e inhumanos que deben ser atendidos por el conjunto de Instituciones del Distrito Capital.»

Referencias: conceptodefinicion.de, Oficina prensa Concejal Germán García.

Con el patrocinio de:

Contacto: mejorpadremejorpais@gmail.com WhatsApp 3194106483
Visitas: 404