Atlético de Madrid logró la hazaña

.Contra todos los pronósticos el Atlético de Madrid se alzó con la victoria en Anfield. Foto AMFC
Por Juan Sebastián Salazar Cerón Corresponsal en Australia para Sxxi.net ssalazarceron@gmail.com
El técnico colchonero celebrando con gran emoción el triunfo que parecía esquivo. Foto Atlético de Madrid.

De manera increíble, el equipo colchonero consiguió lo que parecía imposible: vencer al Liverpool en Anfield.

Anfield Road a reventar, frío intenso, lluvia que no cesaba, hinchas cantando ‘You’ll never walk alone’, atmósfera ideal para el partido de vuelta por los octavos de final de la Champions League entre el Liverpool y el Atlético de Madrid. En la ida el equipo madrileño se había impuesto 1-0 y el inglés buscaba dar vuelta al marcador.

Desde el primer minuto Liverpool mostró su idea de juego, presión intensa y alta, obligando al visitante a botar casi todos los balones, fútbol vertical, apertura de bandas con Robertson y Alexander Arnold y toda la defensa plantada casi en la mitad de la cancha. El Atlético, totalmente sometido al planteamiento ‘Red’, defendiendo con todo, reventando cada pelota que estuviera en el área y tratando de buscar algún contragolpe con Diego Costa y Joao Felix.

El partido tuvo su punto de inflexión al minuto 43 del primer tiempo, cuando un excelente centro de Alexander Arnold fue capitalizado por Wijnaldum, quien con un fuerte cabezazo logra batir a Oblak, figura indiscutida del partido. Merecido resultado hasta ese momento, pues el Liverpool tenía acorralado al equipo de Simeone.

Para el segundo tiempo la dinámica no cambiaría, Liverpool intentó por todos los medios, pero Oblak, los palos y la suerte jugaron a favor del ‘Atleti’ para que el resultado no se moviera. A falta de 1 minuto para cumplir con el tiempo complementario un gol anulado a Saúl Ñíguez sería el preámbulo para lo que vendría.

Comenzando la prórroga, al minuto 94, el Liverpool conseguiría el 2-0 de la mano de Firmino, quien aprovechó un rebote después de una gran atajada del arquero rojiblanco. De esta manera, el Liverpool tenía la clasificación en sus manos. Por esa razón, el equipo del ‘Cholo’ comenzó a adelantarse en el terreno, y tan solo 3 minutos más tarde, al 97’, y después de un grosero error del arquero Adrián, el Atlético empató el partido gracias a un derechazo de Marcos Llorente logrando el 2-1.  Ahora, el equipo de Klopp era el que necesitaba otro gol.

La desesperación llevó a los locales a ir a toda costa al ataque, pero muchas veces arriesgar de más no da los resultados esperados, pues con el equipo jugado es muy fácil que el rival aproveche los contragolpes, y eso fue lo que ocurrió, pues Morata supo arrastrar la marca para dejar a Marcos Llorente nuevamente al borde del área y como si fuera una repetición, derechazo fuerte abajo y 2-2, para provocar la euforia de la hinchada española que había viajado a Liverpool.

Finalmente, y para sentenciar el partido, al 120+1, Morata y Llorente inventaron a través de una salida rápida un contragolpe mortal, dando la estocada final a un equipo que estaba derrotado desde el gol anterior.  Conclusión: 2-3 a favor del equipo de Simeone, celebración a rabiar con los fans para silenciar al mítico Anfield y a toda su hinchada.

De esta manera el Atlético pasa a cuartos de final, dejando en el camino al vigente campeón y finalista de las dos últimas Champions, de la manera que lo han venido haciendo desde que el técnico argentino está a cargo, con garra, firmeza defensiva y aprovechando cualquier error que el rival pueda cometer; no cabe duda que son el contrincante que nadie quiere enfrentar en la siguiente fase. Y el Liverpool a concentrarse en la liga, que parece totalmente sentenciada a su favor, y a pasar la página, pues esta fue una de las tantas veces que el fútbol no es justo con quien debió ser el merecido ganador.

Visitas: 794