Aliméntese con productos locales

La agricultura urbana es una opción para garantizar la soberanía alimentaria. Foto: Sxxi.net

Sxxi.net-Bogotá. Son innumerables los beneficios que recibirá por comer alimentos producidos en el propio territorio; con esta práctica, usted y el ambiente ganarán.

Hasta antes de la pandemia muchos alimentos importados inundaban los mercados del mundo pero su llegada implicaba recorrer grandes distancias.  Durante la pandemia se hizo difícil, pero no imposible su traslado y el costo subió ostensiblemente. Ahora, cuando se vive una nueva normalidad, los alimentos vuelven a hacer fácilmente extensos recorridos para llegar a su destino, ocasionando impactos que muchas veces desconocemos y podríamos evitar: un gran gasto energético, agravado con el consumo exagerado de combustible y producción de grandes cantidades de dióxido de carbono que aumentan el efecto invernadero.

Beneficios del consumo de productos locales

  • Disminuye el gasto de energías fósiles y la contaminación ambiental.
  • Fortalece la economía local.
  • Favorece la posibilidad de permanencia delos pobladores locales el territorio.
  • Mantiene la cultura,  tradiciones, costumbres y gastronomía del sector.

Importancia de las cadenas cortas de alimentos

Sobre el tema, el profesor Mattew Gorton, de la Universidad de Newcastle (Inglaterra), afirmó: “En general, proporcionan mejores márgenes a los productores; las huellas de carbono tienden a ser más bajas, con mejores indicadores de sostenibilidad social». En relación con la desnutrición que se presenta con fuerza en las grandes ciudades debido a que usualmente la gente consume dietas inadecuadas, concluyó, que una solución podría consistir en que los habitantes de las ciudades coman alimentos reales producidos lo más cerca posible.

Del mismo modo, destacó el importante papel que cumple la agricultura urbana, en la medida en que hasta el 10% de la producción mundial de leguminosas, raíces, tubérculos y cultivos de hortalizas podría ser plantada por agricultores urbanos. Es decir, las ciudades podrían cultivar una cantidad significativa de las verduras que sus poblaciones necesitan en terrazas, parques, techos, parcelas, cultivos verticales y otros espacios.

Por otra parte, la coyuntura planteada por el COVID-19, es un llamado de atención, para que los gobiernos reconsideren las cadenas de suministro de alimentos, el apoyo incondicional y generoso que se debe brindar al campesino; la protección del producto nacional; la promoción del autoabastecimiento; la siembra en espacios comunes, y el aseguramiento de la soberanía alimentaria. “Se podría decir, que es el momento realmente maduro para entrar y transformar el sistema alimentario”, aseguró el profesor Christian Bugge Henriksen, experto en clima y seguridad alimentaria de la Universidad de Copnhague.

Le puede interesar

Con el patrocinio de:

Visitas: 1153