DÍA MUNDIAL DE LA LIBERTAD DE PRENSA

La libertad de prensa es un derecho constitucional y universal. Declaración de la Central de Comunicación Ciudadana, Alternativa y Comunitaria. Foto UAC

PRONUNCIAMIENTO DE LA CENTRAL DE COMUNICACIÓN COMUNITARIA Y ALTERNATIVA


La libertad de prensa y el acceso a la información son gravemente violados en Colombia en todo el territorio nacional en especial por las autoridades.
Este día tan extraordinario fijado por la Organización de las Naciones Unidas ONU, nos permite denunciar desde Colombia, el incumplimiento de la libertad de expresión que se establece en el Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión” y que se desarrolla en el artículo 20 de la Carta Política de Colombia.
 
En Colombia en forma permanente se le violan los derechos humanos a los periodistas, quienes son asesinados, perseguidos, sus comunicaciones son interceptadas, se cierran noticieros independientes, despiden y dejan sin empleo a periodistas que dicen la verdad,  se concentra la pauta estatal en medios proclives al gobierno, y se monopolizan las frecuencias.
Nos unimos a las voces de la FLIP y la IPC por cuanto se ha conocido hace 3 días por revelaciones de la Revista  Semana[1] sobre las infames e ilegales  interceptaciones y persecución a periodistas nacionales e internacionales, defensores de derechos humanos, líderes sindicales y  políticos por organismos de inteligencia oficial.
 
Rechazamos las prácticas de vigilancia a los periodistas, que son motivos de escándalo nacional e internacional, se conoce como al menos son 30 los periodistas que han sido objeto de éstas acciones ilegales de las autoridades, contra Nicholas Casey (New York Times),Juan Forero (The Wall Street Journal), Daniel Coronell (Univisión), Federico Ríos (freelance del New York Times), Óscar Parra (Rutas del Conflicto), Stephen Ferry (independiente), Ginna Morelo (La Liga Contra el Silencio), Yolanda Ruiz (RCN Radio), Ignacio Gómez (Noticias UNO), Lindsay Addario (independiente), María Alejandra Villamizar (Caracol Radio), Jhon Otis (CPJ y NPR) y un periodista de Blu Radio. También están los medios de comunicación Rutas del Conflicto y La Liga Contra el Silencio.
Estos hechos actuales afectan también a políticos defensores del Proceso de paz en Colombia y personalidades que han sido objeto de infiltraciones desde la “Operación Andrómeda” acciones de inteligencia que implican a varios de los oficiales actuales también denunciados en los hechos de hoy.
 
Sumado a esto es claro en interés de las élites de mantener el control de la información. Observemos como en Colombia, existen sólo 8 grupos empresariales propietarios de medios de comunicación, que concentran cerca del 80% de la audiencia de la radio, la prensa escrita y la televisión. Dos de ellos, la Organización Ardila Lule y el Grupo Santo Domingo concentran el manejo de cerca del 50%, constituyéndose en un poder ideológico hegemónico en materia política y económica.
 
Por ello y por las violaciones a la vida y a la libertad de prensa, Colombia ocupa el poco honroso puesto 130,  entre 180 países en el Índice Mundial de la Libertad de Prensa.[2]
En forma sucesiva y por décadas se han impuesto medidas restrictivas contra el derecho a la libertad de prensa, ocurrió un cierre masivo de canales de televisión comunitaria y de otros medios en el territorio nacional, se ha eliminado la pauta estatal a los medios de las comunidades y se produce una exclusión para participar en los fondos de promoción y producción.
Así también la concentración de la pauta o gastos de divulgación hace parte de la censura ya que los medios comerciales de la élite llegan más de $2 billones de pesos en los últimos 4 años y en Bogotá a $328 mil millones de pesos.
 
Así también, El Congreso a iniciativa del gobierno nacional aprobó la  Ley 1978 de 2019,  sobre tecnologías de la información y las comunicaciones que concentra los  beneficios en favor de los medios comerciales, el gobierno asumió el control de los contenidos de los medios, el otorgamiento de licencias, frecuencias, fondos y las actividades de supervisión y vigilancia que deberían estar en organismos independientes.
 
En el mismo sentido los medios hemos sido sujetos de la persecución por decir la verdad y reclamar los derechos fundamentales; los únicos periodistas que pueden decir “su visión y sin censura” son aquellos alineados con los gobiernos locales y nacionales quienes crean sus propias narrativas para mantener el “statoquo”, ellos dependen de esos grupos económicos y no son independientes.
 
En Colombia han asesinado a más de 650 líderes sociales desde la firma del acuerdo de paz, incluso durante la pandemia covid-19 el accionar contra la vida no ha cesado.
Son momentos en donde Colombia requiere mayores niveles de democracia informativa y respeto de la vida… que más voces, más opciones y más programas puedan ser escuchados.
En este día mundial de la libertad de prensa, nosotros los medios comunitarios, alternativos y ciudadanos;  y la Central de Comunicación Comunitaria y Alternativa seguimos promoviendo la exigibilidad de los derechos y promoviendo una Ley de medios e información, democrática y justa, por lo cual llamamos a la academia, a los estudiantes, a las organizaciones sociales, a los líderes de la cultura, a los grupos poblacionales y a los sectores políticos consecuentes a acompañar éste propósito.
A la comunidad internacional les solicitamos no guardar más silencio. A la ONU  y sus autoridades como la UNESCO, UIT les instamos a cumplir con su deber de buscar la armonía mundial y la promoción y garantía de los derechos y contribuir realmente en el logro de la democracia informativa.
Propugnamos entonces por afianzar procesos de organización social, unidad y de movilización en forma independiente y autónoma.
Proclamamos que Colombia requiere avanzar en:
a.       La desmonopolización de la propiedad de los medios de comunicación y el límite en sus integraciones con otros sectores económicos. Se requiere por lo tanto el fortalecimiento integral de los medios comunitarios, alternativos y ciudadanos con medidas de Estado a todo nivel.
b.       El reconocimiento legal de los medios comunitarios y alternativos en igualdad de condiciones a los medios comerciales e institucionales.
c.       La asignación de frecuencias en radio A.M. y F.M. y de televisión local, regional y nacional, con las potencias y tecnología pertinente, mediante licencias en cabeza de los medios comunitarios, alternativos y de grupos poblaciones. Las nuevas posibilidades tecnológicas deben ser promovidas desde las instancias internacionales a favor de los medios de las comunidades.
d.       La real democratización en la asignación de la pauta oficial monopolizada por los medios comerciales, iniciando por Bogotá, sus localidades, las secretarías y a nivel nacional por los ministerios y en todos y cada uno de los departamentos y municipios a favor de los medios comunitarios y alternativos, ciudadanos e independientes. 
e.       Y finalmente desde luego la financiación de las infraestructuras y la tecnología necesaria y de los procesos de producción a escala, incluso con el uso de satélites y capacidades de transporte por banda ancha.

La Central de Comunicación Ciudadana Comunitaria y Alternativa esta conformada por medios impresos, Tics, audiovisuales y sonoros que trabajan desde sus sectores y comunidades para mejorar su calidad de vida.

También exigimos al gobierno nacional y al Congreso de Colombia y a la comunidad internacional su acompañamiento para el cumplimiento del acuerdo de Paz, que hacen parte del numeral 2.2.3. Participación ciudadana a través de medios de comunicación comunitarios, institucionales y regionales que orienta la financiación en la realización de contenidos, la asignación de frecuencias de radio y la apertura de los espacios en medios institucionales. En igual sentido por la democratización de la Televisión y el nuevo canal de televisión con acceso amplio y proyectos de orden nacional y regional que permita realmente fortalecer los medios comunitarios y alternativos.
Los medios comunitarios, alternativos, y ciudadanos y la Central de Comunicación Comunitaria y Alternativa manifiesta su voluntad de seguir adelantado nuestra actividad periodística con independencia, y auto-determinación; seguiremos en nuestras narrativas expresando nuestra visión de la realidad; promoveremos aún más la educación, nuestras culturas, la exigibilidad del respeto a la vida y los derechos humanos, los principios democráticos, las expresiones de los grupos poblacionales, la defensa del medio ambiente y de los animales y especies.
Propugnamos por los cambios sociales, políticos y económicos necesarios para el logro de una cultura de paz con justicia social y la reconciliación nacional, el reconocimiento de las culturas, de nuestras nacionalidades, las diversas voces y la compartición de contenidos y experiencias.
Reiteramos a la comunidad y estamentos internacionales la necesidad de su incidencia para el cumplimiento de las normas internacionales en Colombia.
 
Bogotá, D.C.  Colombia, 3 de mayo de 2020,
  
Rodrigo H. Acosta B. Presidente

Fidel Juez P. Vicepresidente
 
Víctor  A. Cuastumal Secretario General                              

Martha E. Cañon – Directora de Proyectos
 
CENTRAL DE COMUNICACIÓN COMUNITARIA Y ALTERNATIVA CCC
www.centralccc.com  emails: medioscomunitariosunidos@gmail.com, rodrigoacostab@gmail.com, cuastu@gmail.com, fideljuez@gmail.com.

[1] https://www.semana.com/nacion/articulo/espionaje-del-ejercito-nacional-las-carpetas-secretas-investigacion-semana/667616
 [2] https://rsf.org/es/datos-clasificacion

Le puede interesar

Como homenaje a la prensa ambiental y social, publicamos la edición # 2 de Rescate Ambiental y de S-XXI

Rescate Ambiental No 2 publicada en octubre de 1993, en Ibagué
Edición No 2 de S.XXI publicada en julio de 1998 en Bogotá
Visitas: 1229