37 años de Armero y Colombia sigue en desastre

Texto de memorias de Dario Salazar para Sxxi.net

Palabras del Presidente Gustavo Petro sobre la Declaratoria de Desastre en Colombia

Sxxi.net-OP-PC– En el mundo y en Colombia, los desastres afectan con más rigor a los nadies. La pobreza, producto del modelo económico ineficaz, sumado al equivocado consumo masivo, y el cambio climático, nos lleva a que las amenazas naturales y la vulnerabilidad, sumada a una planificación atrasada, traiga como consecuencia el desastre.

El 1 de noviembre de 2022 en «reunión del Consejo Nacional de Riesgo, entidad creada por la ley, básicamente compuesta por el Gabinete y las entidades especializadas en Atención de Desastres, declaramos Desastre en el país, dijo el presidente de Colombia Gustavo Petro. No se apellida natural porque no es un desastre natural (?); es la combinación entre el Fenómeno de La Niña, que reiteradamente se presenta, profundizado por la crisis climática.

«Hay que decir que los niveles de lluvias durante el año, que se mantienen desde el mes de marzo de 2022, son los más altos en los últimos 40 años. Ni siquiera el desastre del 2010, 2011, logra los niveles actuales de caída de lluvias. Y hay probabilidad del 54 por ciento de que se prolonguen para el año 2023, lo cual, obviamente, pone al país, a la sociedad, a las gentes de Colombia en una situación difícil. Por eso hemos decretado el Desastre después que casi 300 municipios lo han hecho a través de calamidad, la figura que se utiliza municipalmente. Nos acercamos a 800 municipios afectados y el número de muertos asciende a 266.

Hay una pérdida ostensible de cosechas que agrava la situación del precio de alimentos, que ya vienen en alza por los choques internacionales, por la inflación en dólares de los alimentos por la caída del peso.

¿Qué vamos hacer con la Declaratoria?

El presidente del gobierno del Pacto Histórico propuso «Sumar una serie de partidas, no ejecutadas aún en el presupuesto nacional en diferentes entidades y ese dinero se va a invertir en lo que queda del año en atender los problemas del hambre y los problemas de la emergencia propiamente dichas. Es una concentración de parte del presupuesto que aprobó el gobierno pasado, cambiándole su destinación hacia la atención exclusiva del hambre y de la emergencia que se provoca con las lluvias.

Entre los objetivos que nos vamos a proponer en un plan específico están:

Uno, un subsidio transferencia a personas madres cabeza de familia y madres de hijos en la primera infancia, cerca de un millón 200 mil, con un monto y, este es un cambio sustancial en la historia de las trasferencias en Colombia que, literalmente, se les podría denominar ´limosnas´, porque alcanza una cifra por cabeza de persona de 500.000 pesos.

Es decir, supera la línea de pobreza automáticamente; la persona que reciba este tipo de ingreso sale de la línea de pobreza y, el objetivo es, que se puedan nutrir suficientemente la primera infancia en la parte más, aquella que es apenas atendida por la mujer dada, la ausencia del padre, por razones en general, que tienen que ver con el machismo de esta sociedad.

El Estado va a hacer aquí un esfuerzo fundamental, para atender este núcleo de la población que nos parece vulnerables en términos del hambre.

Fuentes de Sxxi.net, consultadas sobre el tema, proponen que no se llame atención al hambre, sino alimentación y propuestas para la crisis, con lo cual se daría respuesta a los afectados pero se les dinamiza para encontrar salidas desde su territorio y con sus propuestas y participación.

Dos, se cambió las formas de contratación. El Gobierno podrá contratar de ahora en adelante, directamente a organizaciones populares entre ellas, las Juntas de Acción Comunal, en un mapa específico elaborado, que es el mapa del hambre, contratos que intercambiarán un dinero mensual, para que la Junta de Acción Comunal organice allí un Comité de Hambre –espero que generalmente compuesto por mujeres– para lograr dar a través de ollas comunitarias: desayuno, almuerzo y comida en los barrios populares y en las veredas afectadas para garantizar que cualquier persona que tenga esta necesidad pueda tener un servicio en su barrio de comida.

Comité de alimentación

Tres, se va a ampliar el PAE, Programa de Atención Escolar, que ya existe, de tal manera que cubra el 100 % de los jóvenes, de las jóvenes, de los niños, de las niñas y, que, además se extienda por el periodo de vacaciones hasta el 31 de diciembre de este año, que también será un frente fundamental para que la primera infancia y la juventud, puedan tener los nutrientes necesarios en el mapa de pobreza.

-En cuarto lugar, se transformará Indumil en una reconversión industrial, para que pueda construir puentes, al estilo de los que se importan, de tal manera que rápidamente podamos lograr comunicación vial aquí en las partes donde se han caído los puentes donde se han roto las carreteras, en donde vaya a suceder en los próximos meses, tratando de garantizar una movilidad durante el periodo del invierno.

Estos son objetivos billonarios, al valorar cada uno de estos objetivos, estamos hablando de billones de pesos, que trataremos de ejecutar a través de la figura del desastre hasta el 31 de diciembre, el año entrante nos fortaleceremos con el presupuesto y la adición presupuestal que se presentará, si la reforma tributaria es aprobada. Así que dejo estos elementos, de lo que se ha discutido como plan para abordar el problema del hambre.

-Hay un quinto punto, y es que se instala un subsidio del 100 % a los fertilizantes que se destinen a la producción de alimentos en Colombia, incluido la producción cafetera, que es un tema más de mediano plazo pero esperamos que la rentabilidad para producir alimentos, a través de este subsidio aumente, y por tanto, para el primer semestre del año entrante podamos tener una canasta familiar, en lo que tiene que ver con alimentos, mucho más barata para comprar en el supermercado. Hasta aquí lo expresado por el mandatario colombiano.

Sala de crisis continua

Declaración del Presidente Gustavo Petro sobre la declaratoria de desastre en Colombia

Desde el Palacio de Nariño el ministro del Interior Alfonso Prada y el Director de la UNGRD Javier Pava, el 14 de noviembre de 2022, anunciaron tres medidas para hacer frente a la repetida ola invernal.

La primera es que se convoca a una sala de crisis que sesionará las 24 horas, los 7 días de la semana, en la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo y con apoyo interministerial, de tal manera que los ministros que tengan algún tipo de responsabilidad en materia de vivienda, de reubicación, en materia de atención inmediata de alimentación, de entrega de ayudas, van a estar trabajando permanentemente en ese comité de crisis, bajo la coordinación de la Unidad.

Lo segundo es que el Presidente de la República instalará el próximo miércoles 16 de noviembre de 2022, un puesto de mando unificado para hacerle seguimiento permanente, sesionará semanalmente,

Este puesto de mando unificado invitará a los actores regionales que tengan los mayores niveles de crisis, estará presidido por el Presidente y por el equipo de ministros que tengan responsabilidades allí, pero está totalmente articulado por la Unidad de Gestión del Riesgo, con el Sistema de Riesgo, que tiene comités de desastre tanto a nivel departamental como a nivel municipal.

«Como ustedes saben, la primera respuesta a este tipo de fenómenos naturales la tienen dentro del sistema las autoridades municipales, pero el Gobierno Nacional se declara en una en una sala permanente de crisis para apoyarlos, acompañarlos y atenderlos», agregó el MinInterior, ademas expresó:

«Se confirma la convocatoria de la junta directiva del Fondo de Atención de Riesgos, que se reunirá con el objetivo de aprobar las asignaciones presupuestales que, junto con los traslados que lideró el Ministro de Hacienda, el Consejo de Ministros y el propio Presidente Gustavo Petro, han sido ya trasladados a las cuentas de la Unidad de Gestión del Riesgo a través de su Fondo. Ese Fondo tiene una junta conformada por ministros de Estado, y allí se hará la priorización de los recursos.

La primera va a ser la atención del hambre. No vamos a permitir que, con fundamento en esta situación de desastre y de perturbación en el territorio, razón por la cual atenderemos para que haya suficiente suministro de alimento como respuesta humanitaria inmediata.

Adicionalmente, entregaremos las ayudas que son los kits que permiten tener frazadas, medicamentos, y aquellos elementos que requieran las comunidades que estén atravesando este tipo de crisis.

Y, finalmente, que asignaremos recursos para la reubicación temporal, e incluso comenzar el trabajo de reubicación definitiva a través de la de la construcción de la vivienda necesaria en sitios seguros, que hila con el compromiso del Presidente Gustavo Petro en su programa y que va dentro del marco del Plan de Desarrollo Colombia Potencia Mundial de la Vida, para que comience el debate nacional alrededor del Plan de Desarrollo. Allí, la reubicación, el ordenamiento territorial alrededor del respeto a la naturaleza y el agua, ocuparán el tema prioritario desde la junta directiva de este Fondo de Atención de Riesgos y de Desastres.

Fuentes cercanas a Sxxi.net, coinciden en que la organización para la mitigación debe empezar con las comunidades afectadas, y para ello se requiere una institucionalidad con criterio, honesta y con capacidad de orientar y entregar los recursos que la poblaciones necesitan para formular proyectos de sentido de vida con acción transversal y por lo que se percibe la UNGRD esta dedicada a entregar ayudas pero no a encontrar alternativas de mitigación y superación social a la crisis, camino que le queda por recorrer al actual gobierno.

Sxxi.net, comparte la crónica escrita por Darío Salazar, titulada «Armero: en el lugar equivocado» como parte del recordatorio de lo que paso el 13 de noviembre de 1985, y que hacen parte del desastre continuo que ha tenido Colombia, incluso desde el maremoto de Tumaco ocurrido en 1979.

Le puede interesar:

Patrocinado por:

Vías La Esmeralda

Su donación contribuye a continuar con nuestra labor educativa

Your donation helps to continue our educational work