Perdón a las víctimas de la Granja y El Aro, no los olvidamos

El perdón se da, el olvido nunca. Madre de Ituango. Foto: OPPC

En nombre del Estado les pido a las víctimas perdón; el Estado reconoce que los muertos no eran enemigos de nadie: Presidente Petro en acto de reconocimiento de responsabilidad por masacres de El Aro y La Granja, cometidas en Ituango, Antioquia, Colombia, en 1996 y 1997.

• “El Estado, a través de funcionarios públicos, pagados con los impuestos de la sociedad colombiana, ordenó matar y quiso ocultar a los autores dentro y fuera del Estado”, dijo el Mandatario.

• “Espero y haré lo posible para que el Estado colombiano indemnice a las víctimas de la violencia en Colombia”, agregó.

• El Presidente hizo la develación de las placas conmemorativas con los nombres de las víctimas, las cuales serán ubicadas en los corregimientos de La Granja y El Aro.

Sxxi.net – OP-PC “En nombre del Estado colombiano les pido a las víctimas perdón; el Estado colombiano reconoce que los muertos no eran enemigos de nadie, era gente humilde y trabajadora, que los mataron porque sí, por designio del poder, y que en sus muertes en La Granja y en El Aro estuvo el Estado presente y fue cómplice del asesinato”.

Así lo afirmó el 30 de noviembre de 2022, el Presidente de la República, Gustavo Petro, durante el acto de reconocimiento de la responsabilidad del Estado colombiano en las masacres perpetradas en los corregimientos de El Aro y La Granja, en el municipio de Ituango (Antioquia), en los años 1996 y 1997, respectivamente, a manos de grupos paramilitares.

“El Estado, a través de funcionarios públicos, pagados con los impuestos de la sociedad colombiana, ordenó matar y quiso ocultar a los autores dentro del Estado y fuera del Estado”, agregó el Mandatario en el acto de reconocimiento que se realizó ante los familiares de las víctimas en el Museo Casa de la Memoria de Medellín.

Según registro histórico consultado por Sxxi.net, en rutas del conflicto, «Alrededor de 30 integrantes de las Autodefensas Campesinas de Córdoba y Urabá, Accu, asesinaron el 11 de junio de 1996 a cinco personas en el corregimiento La Granja, en el municipio de Ituango, Antioquia. Los paramilitares recorrieron el casco urbano del caserío, cerraron los establecimientos, sacaron a los habitantes a las calles, los acusaron de ser supuestos auxiliadores de la guerrilla y los torturaron y asesinaron delante de sus vecinos y familiares. Según las investigaciones de la Fiscalía, estas personas no tenían nexos con la subversión.

Por su parte los reportes históricos consultados muestran que «La Masacre de El Aro fue una masacre perpetrada en el corregimiento El Aro, perteneciente al municipio Colombiano de Ituango (departamento de Antioquia), cometida el 22 de octubre de 1997 por paramilitares pertenecientes a las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en esta masacre perdieron la vida más de 17 campesinos en estado de indefensión y otros tantos fueron despojados de sus bienes y desplazados de su territorio».

De esta manera, el Presidente Petro dio cumplimiento a la sentencia dictada el 1º de julio de 2006 por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que declaró la responsabilidad del Estado por los actos de tortura y asesinato de pobladores en los corregimientos de La Granja y el Aro y, además, por la falta de investigación para esclarecer estos hechos y sancionar a los responsables.

De hecho, el Jefe de Estado llamó la atención en el sentido de que la sentencia de la CIDH se haya cumplido apenas 16 y 17 años después.

“A pesar de esa demora el Estado colombiano hoy cumple, y espero que cumpla todas las sentencias de la CIDH sin excepción”, manifestó.

Indemnización a las víctimas

En ese contexto, el Presidente Petro hizo énfasis en que como Jefe de Estado hará todo lo posible para que las víctimas sean indemnizadas.

“Y haré todo lo posible para que, como representante, hoy, del Estado colombiano, para que las acciones de reparación, de justicia, de verdad se encaminen al gran propósito de la paz y de la reconciliación de toda la sociedad colombiana”, subrayó.

Asimismo, resaltó “que la sociedad colombiana será mejor si no repite lo que ha hecho, y no repetirlo implica verdad, justicia y la reparación. Esto es parte de la reparación”.

De la misma manera, el Mandatario se refirió a la importancia de no olvidar los sitios en los que han ocurrido este tipo de hechos de violencia y que sean transformados en espacios de memoria de las víctimas.

“En esos lugares el Gobierno debe crear sitios hermosos y esa es una orden, aquí, para los funcionarios de mi Gobierno. Lugares hermosos para reflexionar, pensar, saber que no se puede repetir. El arte y la belleza van de la mano de la luz y de la paz, nunca han ido de la mano de la oscuridad”, aseveró el Presidente, quien agregó: “Parte de la indemnización a las víctimas es que los lugares donde vieron morir a sus seres queridos, en donde se produjo tanto dolor se vuelva hoy arte, belleza y cultura”.

Finalmente, durante el acto, el Jefe de Estado hizo la develación de las placas conmemorativas con los nombres de las víctimas, las cuales serán ubicadas en los corregimientos de La Granja y El Aro.

Gustavo Petro, como presidente, en nombre del Estado colombiano pide perdón a las víctimas de la masacre del La Granja y El Aro, ocurridas en 1996 y 1997 en Ituango Antioquia.

Para reflexionar. Publicado en Sxxi.net-81

Le puede interesar

Patrocinador por:
Vías La Esmeralda

Su donación contribuye a continuar con nuestra labor educativa

Your donation helps to continue our educational work